GES Especialidad MEMPSA

Toda persona que deseara ingresar a la especialidad de MEMPSA del G.E.S. deberá reunir los requisito del reglamento del GES del presente reglamento de G.E.S. y presentarse ante el Oficial del área.

GES_PSI

Prácticas
Afirmamos que es necesario que el grupo MANEJO EN EMERGENCIAS PSICOLÓGICAS Y SU ASISTENCIA (MEMPSA) debe poseer la ejercitación en experiencias simuladas y reales en forma continua; habilitándole y situándolo de manera adecuada ante situaciones de crisis psicológicas individuales o en masa; para poder responder en las intervenciones de manera efectiva. Esto se llevará a cabo, utilizando técnicas de rol playing, simulacros, videos-debate y la misma experiencia.
Consideramos que es de fundamental importancia que este grupo forme y prepare personal que participe activa y efectivamente en emergencias / catástrofes en los que están implicados individuos, familiares, grupos, comunidades o instituciones que requieran de intervención en caso de crisis psicológica. Cómo así también el seguimiento a los socorristas – rescatadores ante cualquier secuela emocional que pudiera insistir.

Objetivos generales y específicos
A lo largo de la vida los individuos viven en constantes fluctuaciones de equilibrio y desequilibrio, el MEMPSA se ocupará de los desequilibrios que sufren estos en forma particular o masiva cuando por motivos insospechados irrumpiesen en sus cotidianeidades.
A escala general se ha comprobado a lo largo de extensas investigaciones, la importancia de desarrollar intervenciones de apoyo en emergencias psicológicas y su asistencia en situaciones individuales y masivas, emergencias cotidianas, crisis y catástrofes.
Toda crisis moviliza a las personas y su acción, impactando a su integridad trayendo consigo modificaciones en el presente o futuro inmediato. En los afectados pueden encontrarse diferentes problemáticas: Parálisis, hiperactividad, miedo, negación, conductas de evitación, ansiedad, odio, culpabilidad, enfado, etc. Nuestra propuesta de trabajo es saber proporcionar apoyo psicológico a distintos estados o niveles de crisis y según las distintas edades.
Como objetivo particular buscaremos informar para proporcionar herramientas, habilidades y técnicas para actuar en situación de alto impacto emocional, teniendo tres objetivos a cumplir en esta formación:
• Prevención.
• Intervención in situ.
• Intervención a posteriori (rehabilitación)
Dentro de estos tres enunciados nos abocaremos a resguardar la salud psíquica en forma íntegra de los individuos / grupos, mitigando el dolor y sufrimiento psíquico; brindando apoyo y contención psicológica, emocional y afectiva; propiciando el desahogo de las emociones retenidas; disminuyendo el monto de ansiedad y actuando para evitar daños significativos en el ámbito psicológico. Buscaremos que los afectados planifiquen un mínimo proyecto inmediato de futuro. También tendremos en cuenta el auxilio psicológico de la población socorrista que se ve inmiscuida en esta problemática: en su puesto de trabajo, los rescatadores se encuentran sometidos tanto al exceso como a la falta de trabajo, a la presión temporal en la realización de sus actividades; a la necesidad de tomar muchas decisiones, a la fatiga resultante de un esfuerzo psico – físico importante, al exceso de número de horas, etc.

Metodología
Es posible diferenciar y discriminar los diferentes modos de actuación frente a diversas demandas posibles de hallar en hechos traumáticos. Sabemos que cada situación es distinta en espacio, tiempo y posibilidades para cada persona. No obstante no podemos dejar de lado que las demandas de los afectados debe ser contenidas por los socorristas – rescatadores – auxiliadores y demás personal capacitado que se encuentre en la situación de emergencia.
El MEMPSA debe trabajar en forma paralela y unánime dentro y fuera del lugar del hecho. El apoyo psicológico debe aportarse al / los afectado / s según la situación traumatizante. Basándonos en las reacciones psicológicas más frecuentes, los integrantes del MEMPSA podrán manejar cualquier evento en donde aliviar el sufrimiento psíquico, facilitar la pronta reorganización de la integridad del individuo, prevenir el agravamiento de los síntomas evitando la cronificación del acontecimiento traumático que ocurriese.
Queremos hacer mención en el presente que todos los integrantes del MEMPSA estarán capacitados en el desempeño de todas las tareas que involucren una operativa de la institución.
La metodología a implementar constará de dos partes a saber: una primera de carácter formativo en el cual se suministrará a los interesados conocimientos basados en los autores como Alfredo Moffat, Karl Slaikeu, G. Caplan, Pichón Rivière. De esta primera parte se desprenderá la segunda la cual estará compuesta por la formación práctica, es decir se brindaran las herramientas necesarias para un adecuado desenvolvimiento en la situación de crisis: (disociación instrumental, contención, seguimiento, etc).

PSICOLOGÍA DEL TRÁNSITO

Los accidentes en general se encuentran entre las primeras causas de muerte y la franja poblacional comprendida entre los 18-35 años es la que tiene el mayor porcentaje de muertes por accidentes de tránsito. En estos tiempos que “corren”, lamentablemente los accidentes viales son noticia de cada día con consecuencias terribles, las cuales son mucho mas que el saldo de muertos y heridos, es un sin numero de consecuencias colaterales y la sensación de peligro e inseguridad que se vive al momento de transitar por la vía pública.
¿Cómo podríamos definir los alcances e incumbencias de la Psicología del Tránsito?
La Psicología del Tránsito es una disciplina que en el año 1990 fue oficialmente reconocida por la Asociación Internacional de Psic. Aplicada (IAAP) y estudia los procesos cognitivos y los factores que afectan estos procesos durante la conducción. Las investigaciones sobre competencias y habilidades requeridas para realizar la tarea de conducir son uno de sus objetivos, perfil del conductor, pruebas para medir factores generales y específicos, educación vial son parte de sus contenidos.

¿Que variables entran en juego al momento de caracterizar el tránsito?
Orden y movimiento son dos características básicas del tránsito, éste se despliega en un espacio común que llamamos vía pública donde confluyen derechos y obligaciones de conductores, peatones y pasajeros junto a un sistema convencional de normas que trata de organizar el desplazamiento para que no sea caótico. Si bien la conducta es llevada a cabo por personas individuales desde la puesta en juego de su propia singularidad, en la base de estas conductas hallamos representaciones sociales que la determinan y que en general son compartidas por los que viven en una misma sociedad. El tránsito configura un complejo marco de interacción social y el comportamiento de los actores sociales no se ajusta a las normas legales establecidas siendo así que la constante trasgresión caracteriza la conducta de unos y otros. Los comportamientos al volante tienen que ver con valores cívicos y aspectos técnicos y de la articulación que se produzca en cada persona de estos aspectos surgirá una modalidad de conducir.

¿Qué nos pasa a los ciudadanos argentinos con el respeto de esas leyes y normas que ordenan el transito?
La siniestralidad vial es una de las problemáticas de mayor prevalencia en Salud Pública dejando secuelas en el cuerpo y psiquismo de los que sobreviven, de las familias como de la sociedad toda produciendo gastos no deseados en salud. Por lo dicho es considerada la siniestralidad vial como enfermedad social basada en una cultura de trasgresión de las normas e incumplimiento de las mismas.
A través del respeto o no de las normas de tránsito y de seguridad vial se expresan actitudes, habilidades, conocimientos, aptitudes, valores, atención, motivaciones, etc, por todo esto es que nuestra educación ciudadana también se demuestra al volante o en el uso que hacemos de la vía pública. Los comportamientos al volante tienen que ver con valores cívicos y aspectos técnicos, de la articulación que produzca cada persona de estos aspectos surgirá una modalidad de conducir.
También por lo dicho es que se considera que la accidentología vial es una INDECENCIA ARGENTINA, que según Real Academia Española define indecencia como: «hecho vergonzoso» En 1980 el estado nacional con el apoyo técnico y material de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) estableció una Comisión Nacional de Tránsito y Seguridad Vial, por lo tanto esta temática era reconocida como «POLÍTICA DE ESTADO» CON PRESUPUESTO PARA SEGURIDAD VIAL… Es indecente entonces que en el Presupuesto Nacional no se contemplen partidas para tareas preventivas y de Seguridad Vial con la finalidad de evitar los altos porcentajes de muertes por accidentes viales.
La historia de un país con sus períodos y particularidades así como su situación económica y social incide en forma directa sobre sus ciudadanos. Son tiempos de fragmentación y desamparo, de aumento del dolor psíquico, ya que en nuestro país hace largos años que venimos transitando por situaciones socio-económicas y políticas que no nos dan seguridad y crean tensiones. La desprotección social genera una población fragilizada y con alta vulnerabilidad, el tejido social esta dañado y el tránsito es un área donde ese daño se evidencia, por ello los altos porcentajes de accidentes de tránsito y muertes deben ser considerados también como producto de esta situación.

¿Qué incidencia tiene el factor humano en los accidentes en la vía pública?
Por los años 50 se comienzan a esbozar planteamientos de los componentes psico-sociales de los accidentes y en la década siguiente comenzó a desarrollarse este enfoque dándosele cada vez más importancia.
Hoy sabemos que en los siniestros viales la mayor responsabilidad recae en el Factor Humano, trepando dentro de la accidentología vial a porcentajes del 80, 85%. Éste factor humano se manifiesta a través de la conducta de las personas. Es la Psicología del Tránsito una disciplina fundamental para analizar este tipo de fenómenos en los que los procesos de construcción de la subjetividad determinan nuestra manera de ser y estar en el mundo.

Usted hace hincapié en que el transito es asunto de todos, pero en un país donde lo que mas se escucha es que siempre es el otro el culpable, él que no respeta las normas y tiene conductas peligrosas, ¿cómo hacemos responsables de los actores que conforman el tránsito vial?

Queremos resaltar la importancia fundamental que considero tiene la Educación Vial para superar este flagelo que mata vidas, en porcentaje mayor vidas jóvenes ya que la franja poblacional más afectada es la de 18 a 40 años. Una Educación vial que abarque sus dos grandes aspectos: el instructivo con sus conocimientos técnicos y el formativo en valores ciudadanos, que forme conciencia vial y ciudadanos responsables del uso de la vía pública.
La pérdida del respeto a las normas de comportamiento y convivencia junto a la ausencia de solidaridad generan desorden social. Transgredir la norma es un patrón cultural en nuestro país y vivir al margen de la ley es muy común. En la vía pública se interactúa, esta interacción no es solo un proceso de comunicación interpersonal, es también un fenómeno anclado en un marco espacio-temporal de naturaleza cultural donde el respeto de los códigos y normas hacen posible esa interacción. Fuera del campo de la ley el hombre ya no es persona y pelea, impone con violencia y autoritarismo. En esta sociedad del disvalor junto a la falta de una política de estado en Seguridad Vial el ciudadano esta desprotegido, por lo dicho es que es sumamente difícil conseguir un orden del espacio público.

¿Cuáles son las campañas que se están implementando y en que dirección tendrían que ir las medidas para mejorar la situación tan terrible que vivimos?
En este último tiempo se han implementado algunas campañas a nivel nacional y provincial, realmente ante cifras tan abultadas creo que no se podía seguir mirando hacia otro lado.
Campañas preventivas, medir alcoholemia, uso de cinturón de seguridad
Ante una presentación del Colegio de Psicólogos para dar cumplimiento a lo que establece la Ley Nacional de Tránsito (24449) y el Código Provincial «examen de evaluación psicológica a los conductores» el Concejo Deliberante de Gral. Pueyrredón y el Ejecutivo aprobaron una ORDENANZA en julio-005 que todavía no se implementó. Desde la Comisión estamos comprometidos en el seguimiento de la puesta en marcha de dicha Ordenanza
En otros países que tuvieron etapas muy luctuosas en siniestros viales lograron revertir cifras importantes a través de las campañas, de la jerarquización del examen de conducir para obtener la licencia incluyendo estudios psicológicos y físicos, de educación vial en los distintos niveles de enseñanza.

• Queda establecido que la PSICOLOGIA DEL TRANSITO es una disciplina en expansión que busca mejorar la calidad de vida de los distintos actores del tránsito.
• Se refuerza la idea de participación interdisciplinaria en la búsqueda de mejorar el tránsito así como acciones coordinadas con entes oficiales.
• Se debate sobre el significado en el imaginario social de los términos «accidente y accidentología» o cambiar paulatinamente las palabras o darle una nueva significación.
• Se señala que la predictibilidad y evitabilidad son posibles en la siniestralidad vial.
• Se aceptó la idea de pertenecer a una cultura históricamente transgresora que se expresa en diversas áreas, el tránsito entre ellas.
• Se plantea entre los participantes la necesidad de armar una red en la temática disciplinar e interdisciplinar.
• Se propone la necesidad de formación de los psicólogos en esta disciplina como también reconocerse como trabajadores de la salud en todas sus instancias.
• Se resalta el valor de la investigación como del registro unificado de datos de siniestros viales.
• Se resalta la importancia de la Educación Vial para formar ciudadanos responsables de la vía pública.

Abrir chat
¿Consultas?